El verano es tiempo de calor y para combatirlo no hay nada mejor que salir a las piscinas que tiene disponible el sitios de citas en zaharasin embargo, puedes sacarle más provecho a este espacio con ejercicios divertidos para hacer en la alberca. 

Por esta razón, queremos dar algunos consejos de cómo podemos divertirnos en el agua mientras realizamos ejercicio sin apenas darnos cuenta y mantenernos en vacaciones en perfecto estado.

Sobre todo la piscina es un lugar que se presta más a esta actividad, ya que al ser un lugar artificial, sin corrientes, con bordes, escaleras, barandillas,  es mucho más fácil poder realizar ejercicios divertidos para hacer en la alberca.

Ejercicios divertidos para hacer en la alberca

1 Caminar: 

Un ejercicio más que sencillo y que podemos practicar siempre que queramos. La resistencia del agua hará que los pasos nos cuesten más y que nuestros músculos reaccionen ante ello. Puedes usar unas zapatillas de goma para evitar el efecto flotador. Podrás quemar hasta el doble de calorías que andando normalmente.

2 Levantamiento lateral de pierna: 

Con el tronco recto, apóyate en el lateral de la piscina (o de algún compañero si no tienes sujección) y levanta la pierna lateralmente. Repite con la otra pierna.

3 Levantamiento frontal: 

En la misma posición de partida que antes, esta vez levantaremos la pierna hacia delante, pero sin llegar a estirar totalmente. Repite con el otro lado.

4 Rodilla al pecho:

De pie, manteniendo el equilibrio, sube una pierna doblándola hasta que la rodilla llegue al pecho. Alterna con la otra pierna. Un ejercicio que te dará flexibilidad y que tonificará increíblemente tus glúteos.

Ejercicios divertidos para hacer en la alberca

Ejercicios divertidos para hacer en la alberca

5 Sentadillas:

Sí, también las puedes hacer en la piscina o en el mar. Ejecútalas cómo haces en el ‘gym’ o en casa y ten cuidado de no acabar dando un salto.

6 Flexión de rodilla:

Apoyados en el borde de la piscina o en algún compañero, dejaremos una pierna doblada con el muslo paralelo al suelo y la pierna en perpendicular. En esa posición levantaremos hasta dejar la pierna completamente extendida y repetiremos. Si necesitas ayuda ‘extra’, sostén el muslo con tu mano. Repite con el otro lado.