Llegó el fin de semana y por fin tienes un espacio para respirar aire puro y compartir momentos con tu familia, en tu casa de descanso de citas bibliografia onlineSin embargo, podrías hacer más por tu salud mental. Te presentamos los beneficios de desconectarse para descansar el fin de semana.

Es necesario de vez en cuando desconectarse del mundo y entrar en un proceso de autorreflexión muy minucioso que te permita evaluar el rumbo de tu vida.

Desconectarse para descansar

Desconectarse para descansar

Ahí puedes obtener diferentes conclusiones, por ejemplo: estás destinando demasiado tiempo a la vida social, has descuidado a tu familia, el aspecto físico lo tienes olvidado, estás disperso en muchos proyectos y tus sueños siguen abandonados, etc.

Los beneficios de desconectarse para descansar

1) Reconectar contigo mismo.

Tener espacio para pensar sobre tu vida y aquello que te interesa.

Estar tan pendiente de todo lo que sucede a nuestro alrededor resta tiempo a esta conexión interior que todos necesitamos en nuestra vida para nuestro crecimiento personal.

Desconectarse para descansar

Desconectarse para descansar

2) Fomentar el contacto presencial. 

Hay algo que a día de hoy las redes sociales no nos aportan y es el contacto físico.  Poder abrazar, besar, acariciar, es algo que sólo lo permite el encuentro presencial.

Sin duda los humanos necesitamos de este contacto físico para vivir emocionalmente equilibrados.

3) Aumentar el tiempo de ocio personal.

Al desconectar la persona percibe que dispone de más tiempo para dedicarle a otras actividades que habían quedado relegadas en su vida.

Desconectarse para descansar

Desconectarse para descansar

4) Tomar distancia durante un tiempo permite regresar de una forma distinta, sabiendo cuál es tu papel en la red, qué quieres compartir y qué no y aprender a gestionar mejor tu relación con las redes sociales.

5) Meditación.

Las personas que meditan tienen aproximadamente un 30% más de actividad de una enzima llamada telomerasa, denominada la fuente de la eterna juventud, ya que permite el alargamiento de los telómeros (los extremos de los cromosomas de las células).